FONDO%20NARANJA_edited.jpg
VOLVER%20AL%20INICIO_edited.png
VOLVER%2520A%2520PUBLICACIONES_edited_ed
  • La Inigualable

10 datos y leyendas sobre la Luna que resultaron ser falsos

Ni Kubrick grabó el primer alunizaje ni la bandera de EE.UU sigue intacta. Y no, tampoco está hecha de queso. Hay un montón de teorías conspirativas, descubrimientos recientes y simplemente conceptos erróneos sobre nuestro satélite natural.

A las 3:17 p.m. ET del 20 de julio de 1969, el módulo de aterrizaje del Apolo 11 tocó la superficie lunar. Durante milenios, científicos, astrónomos, pensadores religiosos y filósofos han lanzado teorías sobre la Luna, algunas más basadas en la ciencia que otras. Pero, por fin, la humanidad aterrizó en su superficie. He aquí diez hechos sobre la Luna que alguna vez creímos, algunos de los cuales el programa Apolo ayudó directamente a refutar.

1. La Luna ha tenido el mismo tamaño durante millones de años

Durante años, los científicos pensaron que la actividad volcánica de la Luna había cesado hace cientos de millones de años, que el interior se había enfriado y que la corteza había dejado de retraerse. Resulta que esto no es así. De hecho, el tamaño de la Luna se está reduciendo. Los datos recogidos durante el programa Apolo y de nuevo por el Lunar Reconnaissance Orbiter en la década de 2000 muestran que las fallas de la luna siguen activas y producen "terremotos lunares". Esto ha llevado a los científicos a creer que es muy probable que la corteza lunar siga reduciendo su tamaño. Ahora bien, la Luna no va a ser del tamaño de un balón de fútbol en breve. Se cree que sólo se ha encogido unos 46 metros en unos pocos cientos de millones de años, por lo que es muy probable que siga ahí cuando volvamos en 2024.


2. La Luna es un páramo seco y estéril

Hasta hace poco, muchos científicos pensaban que la Luna estaba seca. Aunque la teoría de los científicos de la misión Apolo era que era posible que existiera hielo en la cara oculta de la Luna, no se había detectado agua en la superficie, en la atmósfera o en el interior de la Luna. Todo eso cambió en 2009, cuando se descubrió agua en cantidades mínimas. Luego, en 2010, se descubrió que tiene "cien veces" más agua de lo que se pensaba. Ocho años más tarde, se descubrió que en realidad había hielo en los polos de la Luna, imitando a la Tierra, y que, de hecho, había agua en el interior. Esta revelación ha cambiado gran parte de lo que sabemos sobre la Luna. Con toda su historia puesta patas arriba, esto ha llevado a una lista de posibles teorías como: ¿Dio la luna su agua a la Tierra? ¿Hubo alguna vez vida en la Luna? O, tal vez, ¿todavía la hay? Estas preguntas aún no tienen respuesta, pero podrían tenerla pronto.


3. La Luna está hecha de queso

La idea de que la Luna estaba hecha de queso puede haber sido propuesta por primera vez en el folclore asiático. En una antigua fábula, un zorro convence a un lobo hambriento de que, en lugar de comérselo, hay una comida mucho mejor de queso flotando en una masa de agua cercana. Por supuesto, ese círculo de queso era simplemente el reflejo de la luna, pero, engañado, el lobo engulle toda la masa de agua y revienta. Luego, en 1546, según Mental Floss, un escritor inglés llamado John Heywood escribió un libro de proverbios donde acuñó las frases "un penique por tus pensamientos" y "cuanto más, mejor". También utilizó "la Luna está hecha de un queso verde" como descripción de alguien que se cree cualquier cosa. Aunque está bastante claro que ningún adulto pensó nunca que la Luna estaba hecha de queso, una encuesta realizada en 1902 por el American Journal of Psychology a 423 niños reveló que más de uno pensaba que nuestro satélite natural estaba hecha de este delicioso producto lácteo. Otras cosas de las que los niños pensaban que la Luna estaba hecha eran trapos, oro, globos, pintura amarilla, Dios y "gente muerta que une sus manos en un círculo de luz".


4. Las lunas llenas hacen que la gente se vuelva loca

Durante siglos, la gente ha pensado que la luna llena se ha asociado de alguna manera con la locura, los cambios de comportamiento, las convulsiones, la fertilidad y los hombres lobo. A saber, la palabra "luancia" viene del latín "luna" que significa "luna". Pero numerosos estudios realizados en las últimas décadas han resultado poco concluyentes. Unos pocos estudios aquí y allá han encontrado conexiones entre la atracción gravitatoria de la Luna y el comportamiento humano. Otros han especulado con que la luna llena emite más luz, lo que mantiene a la gente despierta, lo que conduce a la privación del sueño y a cambios de comportamiento debido al cansancio. Sin embargo, un estudio realizado a finales de la década de 1980 que analizó 100 estudios descubrió que las supuestas "pruebas" eran irregulares, estaban mal realizadas y se veían influidas por prejuicios.


5. Hay humanoides con alas de murciélago en la Luna

En agosto de 1835, el periódico más leído del mundo informó de que había hombres-murciélago viviendo en la Luna. El New York Sun hablaba de humanoides con alas de murciélago y pelo cobrizo que medían metro y medio, eran muy inteligentes y vivían en pirámides. La fuente que decía el periódico era el trabajo y los hallazgos de John Herschel, un astrónomo real y respetado, que había visto a estas personas-murciélago desde su telescopio de siete toneladas que había transportado desde Inglaterra a Sudáfrica. Por supuesto, nada de esto era cierto, pero no impidió que la gente se asustara, incluido un comité de científicos de Yale que fue en busca de la investigación de Herschel para saber más por sí mismos. El New York Sun tardó un mes en admitir que se trataba de un engaño, que pretendía ser una sátira y un comentario sobre la relación de la ciencia con la religión. Apodado el "Gran Engaño de la Luna", en realidad aumentó la circulación del periódico, lo que demuestra que a la gente le gusta más una buena historia que la verdad.


6. Hitler vivió en una base lunar nazi

Todos conocemos la historia. En abril de 1945, mientras los soviéticos marchaban por Berlín, Hitler y su esposa Eva Braun estaban en su búnker subterráneo cuando tomaron la decisión de... llevar un cohete a la Luna para vivir el resto de sus días en una base lunar nazi. Por supuesto, eso no sucedió. Hitler, de hecho, tomó cianuro y se pegó un tiro en la sien. Pero existe una teoría conspirativa según la cual los nazis montaron una base en la Luna ya en 1942. Según la historia, cuando quedó claro que los nazis iban a perder la guerra mundial, simplemente hicieron las maletas y se fueron allí. Su transporte era un platillo volante, muy parecido al que supuestamente se estrelló en Roswell, Nuevo México, en 1947. Los nazis, aparentemente, también fueron a Marte.


7. La Luna está hueca

El 14 de noviembre de 1969, el Apolo 12 realizó un experimento. Con todo el mundo a salvo en el módulo de mando, hicieron aterrizar su módulo lunar en la Luna. Aterrizó con la fuerza de una tonelada de TNT, lo que provocó un "terremoto lunar" que alcanzó su máximo en el minuto 8 y tardó una hora en disiparse. El Apolo 13 realizó un experimento similar al hacer aterrizar una tonelada de su equipo, lo que provocó un impacto mayor y un terremoto lunar más prolongado. Como dicen los científicos planetarios, "la Luna sonaba como una campana". Esto ha llevado a teorías conspirativas, incluso promovidas por cierto canal de televisión por cable, a concluir que la Luna debe estar hueca. Pues bien, aunque los experimentos produjeron estos extraños resultados, no es porque la Luna esté hueca. Es porque es mucho más seca que la Tierra. El agua debilita la piedra, actuando casi como una esponja y amortiguando las vibraciones. Cuando hay un terremoto, las vibraciones terminan rápidamente en comparación con los cuerpos que son más secos y rígidos, como la Luna. Simplemente, un terremoto lunar tarda mucho más en detenerse debido a la sequedad de la roca, no porque esté hueca por dentro.


8. Stanley Kubrick grabó el alunizaje

Recién salido del fenómeno cultural espacial que supuso 2001: Una odisea del espacio, el famoso director de cine Stanley Kubrick es contratado en secreto por el gobierno estadounidense para producir un falso alunizaje en un escenario de Hollywood. Ahora bien, hay muchas pruebas de que esto no es cierto. Por un lado, ya estaba muy metido en la preproducción de La Naranja Mecánica. Además, la tecnología disponible en 1969 no era ni de lejos capaz de simular las imágenes que vimos en nuestras pantallas de televisión el 20 de julio. Por no hablar de que hay multitud de imágenes y fotos que muestran el alunizaje real. En 2016, la hija de Kubrick incluso desmintió esta teoría. No obstante, la teoría de la conspiración sigue existiendo, ya que algunos afirman que otra obra maestra de Kubrick era en realidad una disculpa por fingir el alunizaje.


9. Las banderas de Estados Unidos siguen en pie

A partir del Apolo 11, cada misión Apolo plantó una bandera estadounidense en su lugar de aterrizaje. Un motivo de orgullo, con la esperanza de que estuvieran allí para siempre o, al menos, durante mucho tiempo. Pues bien, eso no parece ser del todo cierto. Aldrin declaró que vio cómo la famosa bandera del Apolo 11 fue derribada por la explosión del cohete cuando los astronautas partieron. En 2008, Tony Reichhardt, de la revista Air & Space, afirmó que probablemente esto significa que la bandera se ha deteriorado hace tiempo. Después de todo, se compró por 5,50 dólares. En 2012, la NASA informó de que las otras cinco banderas siguen en pie... pero probablemente todas están muy descoloridas debido a la dura luz ultravioleta y a los repentinos cambios de temperatura en la superficie lunar. En otras palabras, lo más probable es que todas sean trozos de tela blanca deslavada y raída, sin estrellas ni barras.


10. La Luna es un holograma

Como en Matrix, nada es real, todo es falso, y todos vivimos en una simulación informática. O algo así. No está claro cómo surgió esta teoría, pero hay grupos que creen que la Luna (o, incluso, el universo entero) no es más que un holograma. Según uno de ellos, la Luna es parcialmente real en el sentido de que es mucho más pequeña de lo que pensamos. Sin embargo, cuando vemos una luna llena, eso no es más que alienígenas creando un holograma para poder tener proyectos secretos sin que los terrícolas sepan lo que están haciendo. Esto está incluso respaldado en un trabajo de investigación escrito por científicos rusos. Mientras que la teoría que afirma que la Luna es un holograma parece un poco loca, el conocido astrofísico Paul Sutter hizo un punto válido en un artículo de Space.com el año pasado sobre la posibilidad de que todo es sólo un holograma. "Incluso si viviéramos en un holograma", escribió Sutter, "de todas formas no seríamos capaces de distinguirlo".


Fuente: Popular Mechanics Fotos: Internet

2 visualizaciones0 comentarios