FONDO%20NARANJA_edited.jpg
VOLVER%20AL%20INICIO_edited.png
VOLVER%2520A%2520PUBLICACIONES_edited_ed
  • La Inigualable

Clases online: riesgos van más allá de la deserción

Modelo educativo a distancia puede derivar en alza de flagelos como trabajo infantil, matrimonios forzados y embarazo precoz: experta de UNICEF.

Perpetuar las clases a distancia como medida precautoria contra el Covid-19 podría profundizar en la infancia una serie de peligros que van más allá del rezago educativo, en particular entre los más vulnerables.


La falta del regreso presencial a clases eleva riesgos como la deserción escolar, el trabajo infantil, el embarazo prematuro y los matrimonios forzados a corta edad.


La alerta es emitida por la experta en educación del Fondo para la Infancia de la Organización de las Naciones Unidas (UNICEF), Lisa Bender, quien compare con EL UNIVERSAL su análisis sobre las consecuencias del cierre de las aulas como medida preventiva para detener la propagación de la pandemia por Covid.


Con base en evidencias científicas arrojadas por crisis de salud pública previas, sostiene que el cierre de escuelas puede tener consecuencias devastadoras para el bienestar y el aprendizaje de los niños, en particular para los de comunidades pobres.


Afirma que cuando los niños no pueden ir a la escuela, corren el riesgo de perder más que su educación, debido a que cuando las aulas cierran, los niños pierden la rutina, el tiempo con sus amigos, su única comida del día, el acceso a los servicios de salud y nutrición y la seguridad que les brinda la escuela.


“La evidencia sobre los impactos negativos en el aprendizaje, la seguridad, la salud y el bienestar de los niños cuando no van a la escuela es abrumadora”.


“Cuanto más tiempo estén los niños sin educación, mayor será su exposición a la violencia, la explotación y el abuso físico, emocional y sexual. El tiempo prolongado fuera de la educación también aumenta la vulnerabilidad de los niños ante el trabajo infantil y las consecuencias negativas para su salud mental”.


Asegura que los niños con menor nivel de aprendizaje corren un riesgo mayor de padecer pobreza de por vida, salud precaria y menos longevidad.


“Sabemos por experiencias pasadas, incluso durante la crisis del ébola, que cuanto más tiempo permanezcan los niños fuera de la escuela, es menos probable que regresen. Los niños de familias frágiles que viven con abuso, negligencia o paternidad disfuncional sufren un doble trauma al ser separados de las relaciones de apoyo con maestros y amigos en la escuela”, arguye.


En entrevista por escrito con este diario, la experta también expone sus impresiones sobre las políticas de regreso a clases en países como México y Holanda, que siguen modelos opuestos a pesar de enfrentar al virus.

0 vistas0 comentarios