top of page
FONDO%20NARANJA_edited.jpg
VOLVER%20AL%20INICIO_edited.png
VOLVER%2520A%2520PUBLICACIONES_edited_ed
  • Foto del escritorLa Inigualable

Esta es la razón por la que no debes quitar la piel al pollo antes de cocinarlo

Antes de despojar al pollo de su piel, descubre por qué cocinar el pollo con piel puede ser beneficioso.


Hemos descubierto que el pollo es, sin lugar a dudas, una de las carnes más populares y consumidas en el mundo. Pero ¿sabías que cocinar el pollo con piel puede cambiar por completo tu experiencia culinaria? Muchos desechan la piel del pollo buscando una alternativa más saludable. Sin embargo, aquí te explicamos por qué no se debe quitar la piel del pollo antes de cocinarlo. Además, descubre algunos tips de cocina para aprovechar todos los beneficios del pollo.

Por qué no se debe quitar la piel al pollo

El pollo con piel ofrece un sabor y textura que simplemente no se pueden replicar. Uno de los tips de cocina es cocinar el pollo conservando su piel, ya que no solo realza el sabor, sino que ayuda a mantener sus jugos naturales, ofreciendo un resultado más tierno y jugoso. Incluso si decides no consumir la piel post-cocción, te recomendamos cocinar el pollo con piel para aprovechar estos beneficios, especialmente cuando se asa o se hornea.

¿Es saludable comer la piel de pollo?

Si bien es cierto que la piel del pollo es rica en grasas, es esencial saber que, un 32% de la piel del pollo está compuesta por grasas. De estas, dos tercios son grasas insaturadas, también conocidas como "grasas buenas", que benefician nuestros niveles de colesterol. Para contextualizar, una pechuga de pollo de 196 gramos sin piel tiene aproximadamente 284 calorías, según datos del Departamento de Agricultura de EE. UU.

¿Cómo se cocina el pollo con piel?

Hervir el pollo con piel es una excelente técnica si buscas retener todo su sabor y jugosidad. Ya sea que desees cocinar un pollo entero o solo algunas piezas, hervirlo en caldo, vinagre de manzana o con vegetales y hierbas aromáticas potenciará aún más su sabor. Aquí te compartimos una receta fácil y básica para obtener un pollo hervido, lleno de sabor y poder aprovechar todos sus beneficios.


Ingredientes para hacer pollo hervido con piel:

  • Agua fría: vital para una cocción gradual que garantiza un pollo tierno.

  • Pechugas o muslos de pollo con piel: elige según tu preferencia.

  • Sal: el secreto está en ser generoso con la sal.

  • Condimentos: desde hierbas y especias secas hasta granos de pimienta, hojas de laurel, ajo y limón. ¡El límite es tu imaginación!


Modo de preparación de pollo hervido con piel:

  1. Preparación: Coloca las piezas de pollo en una olla grande y cubre con 3 a 4 tazas de agua fría.

  2. Condimentos al gusto: Salpica generosamente con sal y añade las especias y hierbas de tu elección.

  3. Hervor y reposo: Lleva a fuego medio y deja hervir lentamente. Voltea las piezas ocasionalmente. Apaga el fuego, tapa y deja reposar por 10 minutos.

  4. Listo para servir: Una vez cocido, retira el pollo y prepáralo como desees, ya sea cortado, desmenuzado o servido entero.

Con estas recomendaciones y tips, esperamos que la próxima vez que cocines pollo, consideres los beneficios y el sabor que ofrece cocinarlo con piel. ¡Buen provecho!

Fuente: KiwiLimón Fotos: Internet



15 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page