top of page
FONDO%20NARANJA_edited.jpg
VOLVER%20AL%20INICIO_edited.png
VOLVER%2520A%2520PUBLICACIONES_edited_ed
  • Foto del escritorLa Inigualable

Estas son algunas de las leyes en vigor más obsoletas y absurdas del mundo que tal vez no sabías

Desde prohibir bolas de nieve a impedir que las mujeres puedan costearse una dentadura postiza sin permiso del marido, en el mundo aún quedan grandes leyes obsoletas, pero también otras pequeñas normas de hace siglos.

La pandemia por coronavirus nos hizo prestar atención a ciertas normativas y leyes cuando viajamos a otros países o incluso a otros estados de la República. Sin embargo, por lo general, estas pasan por alto en nuestros planes para visitar diferentes lugares. Ahora que estas estuvieron a la orden del día, hasta que se levantaron las restricciones y se declaró el fin de la pandemia, resulta interesante indagar en la ley de manera histórica y comprobar que existen normas tan extrañas como innecesarias. A continuación te comparto las 6 leyes más absurdas y obsoletas que aún siguen vigentes en sus respectivos lugares de origen.


Halloween no es para adultos

En Chesapeake, una ciudad de Virginia (Estados Unidos), las personas mayores de 12 años no pueden salir solos en la noche de Halloween a pedir dulces y golosinas. De hacerlo, se enfrentan a una ley que les prohíbe hacerlo si no es como acompañantes de al menos un niño (considerando a estos como menores de tal edad). De hecho, hasta 2019 el límite estaba en los 14 años. Sin embargo, una modificación redujo ese margen que posibilita o no a adolescentes, más que adultos, a hacer aquello de truco o trato de cada en casa. La ley, según recoge 'The Vintage News', entró en vigor tras la noche de Halloween de 1968, en la que se vivieron horas de violencia y verdadero miedo.


Adelántate a tu muerte

En la localidad francesa de Sarpourenx nadie podía morir dentro de las murallas de la ciudad salvo si había comprado previamente una parcela en el cementerio local. Así lo decretó el alcalde y la normativa quedó inamovible año tras año. El motivo de tal decisión, informó Reuters en 2008, fue darse cuenta, de pronto, de que el cementerio estaba completamente desbordado, y para entonces aún no se había aprobado ninguna adquisición de terrenos privados para poder ampliarlo, lo que llevaba a pensar que iba a cundir el pánico. De manera que la ordenanza publicada acabó estableciendo que cualquier persona que no tuviera un lugar para ser enterrado tenía, literalmente, "prohibido morir en la parroquia", o sea, recibir la misa funeraria en dicho lugar.


Habla ahora y te llevas una multa

Seguro que, de atreverte a hacerlo, alguna vez habrías gritado en una boda que te opones a ella. Bien porque realmente de ser por ti el casamiento no se daría, dice Charlotte Bront, o solo por hacer la gracia. En cualquier caso, hacerlo en Australia del Sur podría suponerte una multa de hasta 10.000 dólares. De manera que si tienes una objeción a un matrimonio, es mejor pensarlo dos veces, y estar realmente seguro, ya que estamos hablando de una infracción con la que no te reirías. Poca broma, todo aparece en la Ley de delitos sumarios 7A.


Dientes, dientes

Durante el imperio austrohúngaro, se decretó por ley que la población en Milán, Italia, estarían obligados a sonreír siempre. Lo más curioso es que, en dicha ciudad, la ley sigue sin ser derogada, por lo que todavía es aplicable en la actualidad. Eso sí, hay algunas excepciones para descansar el músculo: no es necesario sonreír durante un funeral, si trabaja en un hospital o si visitas a un familiar enfermo.


Las bolas de nieve, por fin legales

En Severance, Colorado (Estados Unidos), llegó a existir una ley que establecía que era ilegal lanzar bolas de nieve. Se mantuvo durante años hasta que un niño de nueve años puso el tema sobre la mesa del ayuntamiento en 2018. "Solo quiero poder lanzar una bola de nieve sin meterme en problemas", fueron las palabras del pequeño que hicieron entender a las autoridades que no hay nada de malo en jugar con la nieve, como una de las mejores formas de disfrutar del invierno.


La propiedad de los dientes de una mujer

Se trata esta de una de las leyes más una mujer de Vermont, entre otras, es aquella que quiere hacerse una dentadura postiza, porque resulta que en ese caso debe consultarlo primero a su marido. Desde 'Inside Edition' apuntan que esta la ley fue creada como resultado de un caso de 1856, cuando se ordenó a un hombre que pagara "una placa de dientes minerales" preparada para su esposa. Desde entonces, en dicho lugar, las mujeres tienen que entregar a sus dentistas un permiso por escrito de sus maridos para poder usar dentaduras postizas.

Fuente: iStock Fotos: Internet Imágenes: Internet


7 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page