top of page
FONDO%20NARANJA_edited.jpg
VOLVER%20AL%20INICIO_edited.png
VOLVER%2520A%2520PUBLICACIONES_edited_ed
  • Foto del escritorLa Inigualable

Muere en su último día de trabajo; tenía 59 años y celebraría su jubilación

Empleado perdió la vida en el último día de trabajo; estaba a punto de jubilarse.

De manera sorpresiva, un empleado murió en su último día de trabajo. Tan solo contaba con 59 años de edad e iba a dar inicio con su jubilación. Los hechos ocurrieron en la provincia de Padua, en Italia, cuando todo estaba dispuesto para que Michele Barco celebrara su fiesta de despedida. Sin embargo, este hombre ya no pudo disfrutar el festejo, donde había tragos y postres, ya que se derrumbó y murió lamentablemente. Incluso este trabajador había llevado algunas botellas para compartir con sus compañeros, no obstante, no pudo brindar con ellos.

Empleado muere en su último día de trabajo; estaba por comenzar su primer día de jubilación

Se ha informado que el empleado que perdió la vida en su último día de trabajo tenía más de 30 años laborando y que daría comienzo a una nueva etapa como jubilado. Michele Barco había trabajado para Belvest, una empresa textil fundada a mediados de los años 60, la cual se especializa en la confección de ropa. En esa compañía Barco tenía el puesto de responsable de control de calidad. Él era el encargado de conocer a detalle todos los productos que se generaban revisando que tejidos, técnicas y patrones fueran los adecuados.

Muere en su último día de trabajo; habría sufrido un infarto

Medios locales aseguran que Michele Barco habría fallecido debido a que sufrió un infarto en su último día de trabajo. De acuerdo con algunos testimonios, al momento de que este empleado perdió el conocimiento, sus compañeros acudieron a socorrerlo. Pese a ello, el hombre murió de un ataque al corazón frustrando su jubilación que estaba a unas horas de comenzar a disfrutar. Quienes conocían a este empleado, han expresado que Barco no padecía problemas del corazón, razón por la que han quedado impactados con su partida tan repentina. Los empleados de la empresa Belvest suspendieron operaciones y rindieron homenaje a su colega que trabajó durante tantos años a su lado. Según se reporta, Michele Barco no estaba casado ni tenía hijos. Únicamente, vivía con su madre Gabriella en el pueblo de Piazzola. También le sobreviven 3 hermanas y un hermano.

Fuente: La Repubblica Fotos: Internet

8 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page