FONDO%20NARANJA_edited.jpg
VOLVER%20AL%20INICIO_edited.png
VOLVER%2520A%2520PUBLICACIONES_edited_ed
  • La Inigualable

Por qué puedes sentir soledad a pesar de tener compañía

El ser humano es un ser social que necesita tener relaciones diferentes para sobrevivir, lo que ayuda a mantener una salud física, mental y psicológica en óptimas condiciones.

La soledad es la contraparte, pero hablar de ella es un poco más complejo que una simple definición de tener o no compañía, ya que una persona puede sentirse muy sola a pesar de tener alguien a su lado. Entonces es necesario hablar sobre la soledad física y la soledad emocional. En el primer caso se trata de estar apartados del mundo con poca interacción social, ya sea por circunstancias o por decisión propia. El segundo caso, la soledad emocional es un estado que provoca angustia y sufrimiento, pero es un estado subjetivo, porque como ya se mencionó puede sentirse a pesar de estar en compañía.

¿Cómo surge la soledad emocional?

  • Falta de comprensión. Se da cuando la persona experimenta juicios, críticas, burlas o simplemente cuando una persona cercana desestima sus sentimientos y emociones.

  • Mal tiempo de calidad. Presencia física no siempre significa que haya buenos momentos, relaciones poco honestas e incluso hostiles y llenas de indiferencia pueden marcar a esa persona y hacerla experimentar soledad.

  • Depresión y tristeza. Es cierto que no son iguales, pero es el resultado constante de un desamparo, de incomprensión e indiferencia por parte de las personas allegadas.

  • Falta de intimidad. No sólo se habla de contactos físicos, sino de relaciones en las que se puede mostrar la esencia de la persona con una confianza ciega.

  • Inseguridad. Se puede generar debido a las críticas, ya sea hacia el físico, el comportamiento y hasta por traiciones.

  • Miedo al abandono. La persona puede estar experimentando en sus relaciones presentes una consecuencia derivada de su pasado, como una angustia y ansiedad al abandono, una herida que debe tratarse a fin de que no acabe con su calidad de vida actual.

  • Malas experiencias del pasado. Ya sea una relación fallida o maltrato de los padres, la persona puede no confiar en quienes están cerca.

  • Personas demasiado perfeccionistas. Es probable que a estas personas les afecte mucho "el qué dirán", critican duramente su actuar tanto como el de los demás, lo que los hace sentirse constantemente insatisfechos.

El sentimiento de soledad puede generar angustia y ansiedad, afectar su salud física y paradójicamente sus relaciones sociales, por miedo al rechazo, al abandono o la indiferencia prefieren apartarse y al mismo tiempo sienten soledad.

¿Cuándo la soledad se transforma en un problema serio?

Todas las personas experimentan en algún momento de su vida una sensación de soledad, pueden ser periodos cortos sin que se considere un problema que afecte su bienestar.

Sin embargo, si este sentimiento persiste y afecta de manera considerable su vida, podría considerarse un problema crónico que puede mermar su capacidad de conectarse con los demás, aislándose a tal grado de llegar a una fuerte depresión.

La soledad también afecta a personas extrovertidas y muy sociables, es una percepción subjetiva que no sólo tiene repercusión en personas introvertidas o tímidas.

Estas son algunas señales de alarma:

  • Incapacidad de conexión con las demás personas en un nivel profundo.

  • No existen mejores amigos cercanos.

  • La mayoría de sus relaciones son eventuales y procura terminarlos a la brevedad.

  • Repercusiones psicológicas y mentales como ansiedad, depresión y angustia.

  • Baja autoestima.

  • Cansancio y fatiga al tratar de socializar.

  • Trastornos del sueño

  • Enfermedades cardiacas.

  • Uso de sustancias como alcohol, tabaco y drogas.

Consejos para manejar la soledad crónica?

Asiste con un especialista. Un terapeuta o profesional de la salud puede darte un diagnóstico y tratamiento certero sobre tu situación. Trabaja en tu autoestima. El primer paso para desarrollar relaciones sociales saludables es comenzar por ti. Expande tu mundo y actividades. Busca opciones para interactuar con otras personas como clases, voluntariados o nuevos trabajos. Come saludable, haz ejercicio, duerme bien y procura actividades cercanas a la naturaleza esto cambiará considerablemente la química de tu cuerpo que también afectan a tu mente. Tu salud física está estrechamente vinculada a la salud emocional. No descartes un grupo de apoyo. Sentirse solo no significa que lo estés, hay muchas personas que pudieran sentirse igual que tú. Aléjate de las redes sociales o busca seguir cuentas que te generen bienestar y paz. Es muy común compararse, pero es injusto, uno siempre compara logros con fracasos. En resumen, genera un ambiente saludable que comience por ti y poco a poco hacia el exterior, el resto se dará por añadidura. No decimos que será un trabajo fácil, pero sí satisfactorio.


Fuente: Salud y Bienestar Fotos: Internet / Archivo

5 visualizaciones0 comentarios