top of page
FONDO%20NARANJA_edited.jpg
VOLVER%20AL%20INICIO_edited.png
VOLVER%2520A%2520PUBLICACIONES_edited_ed
  • Foto del escritorLa Inigualable

¿Qué son los ciclos circadianos y cómo te pueden ayudar a dormir mejor?

Seguir este proceso natural contribuye a conciliar el sueño. Sin embargo, algunos factores como los cambios físicos y ambientales pueden alterarlo.

Dormir es fundamental y se trata de una necesidad fisiológica esencial para la salud. Sin embargo, en ocasiones puede ser complejo conciliar el sueño. Frente a esto, existen diferentes métodos para conseguir dormir mejor. Muchas veces recurrimos a plantas medicinales, infusiones, métodos de aromaterapia, etc. Pero qué mejor que entender cómo funciona nuestro organismo para así, lograr ese descanso profundo. Es por eso que hoy te queremos contar más acerca de los ciclos o ritmos circadianos. ¿Qué son? ¿Cómo pueden ayudarte a conciliar el sueño? Te invitamos a continuar leyendo este artículo.

¿Qué son los ritmos circadianos?

Según datos del Instituto Nacional de Ciencias Médicas Generales de Estados Unidos (NIGMS), los ritmos circadianos son cambios físicos mentales y conductuales que siguen un ciclo de 24 horas. Es decir, se trata de procesos naturales que afectan a la mayoría de seres vivos, incluidos los animales, las plantas y los microbios. Un ejemplo concreto es la relación del sueño con la luz y la oscuridad: dormir de noche y despertar durante el día.


¿Cómo impacta el ritmo circadiano en el cuerpo?

De acuerdo con el NIGMS, el ritmo circadiano puede influir en funciones importantes del cuerpo como la liberación de hormonas, los hábitos alimentarios, la digestión y la temperatura corporal. Así mismo, la mayoría de las personas capta el efecto de los ritmos circadianos en los patrones de sueño.


¿Cómo los ritmos circadianos ayudan a dormir?

El reloj principal en el cerebro coordina todos los relojes biológicos (dispositivos de tiempo naturales de un organismo que regulan el ciclo de los ritmos circadianos) de un ser viviente al mantenerlos sincronizados.


De acuerdo con el Instituto Americano, el reloj principal es un grupo de aproximadamente 20,000 neuronas que forman una estructura llamada núcleo supraquiasmático o NCQ, ubicado en el hipotálamo que recibe información directa de los ojos. "El NSQ controla la producción de melatonina, una hormona que produce somnolencia punto este recibe información sobre la luz entrante de los nervios ópticos como a los cuales la transmiten desde los ojos hasta el cerebro", desarrolla el NIGMS. En consecuencia, cuando hay menos luz (por ejemplo, en la noche), el NSQ le indica al cerebro que elabore más melatonina para producir sueño. Por lo tanto, seguir el ciclo natural y dormir durante las horas de oscuridad contribuye a conciliar el sueño.

¿Qué factores afectan a los ritmos circadianos y de sueño?

A pesar de esto, existen cambios en el cuerpo y factores ambientales que pueden alterar los ritmos circadianos y hacer que el ciclo natural luz-oscuridad no esté sincronizado, indica el Instituto de Ciencias Médicas. Por ejemplo, las mutaciones o los cambios genéticos; el desajuste horario o el trabajo en horas de la noche con punto y, y la luz de dispositivos electrónicos en la noche pueden afectar los relojes biológicos. "Estos cambios pueden causar trastornos de sueño y producir otras afecciones médicas crónicas como obesidad, diabetes, depresión, trastorno bipolar y trastorno afectivo estacional", finaliza el NIGMS.

¿Cómo se pueden regular los ritmos circadianos?


Para regular los ritmos circadianos, hay que partir de los ciclos de luz y oscuridad. Estos son algunos consejos que puedes seguir para ajustar tu reloj biológico y mejorar tu calidad de vida:


Duerme de noche, e intenta despertarte temprano, en la hora en la que sale el sol. Además, procura que esa hora sea la misma cada día.

Elimina las pantallas de luz artificial un rato antes de irte a la cama, ya que puede tender a provocar insomnio y estrés.

Realiza actividad física, a poder ser por la mañana. Por otra parte, dedica unos 15 minutos cada día a tomar el sol. Cabe destacar que introducir actividades que nos hagan sentir bien influirá notablemente, como por ejemplo el yoga o la meditación.

Establece horarios de comidas. También es importante que estas sean equilibradas y cargadas de nutrientes.

Fuente: Salud 360 Fotos: Internet

8 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page