FONDO%20NARANJA_edited.jpg
VOLVER%20AL%20INICIO_edited.png
VOLVER%2520A%2520PUBLICACIONES_edited_ed
  • La Inigualable

Colombia, el desafío de la criminalidad

Especialista considera que masacres recientes prueban que aunque el país está mucho mejor que en los tiempos de la extinta guerrilla de las FARC, aún quedan pendientes.

Unos viejos y pesados fardos con más de 60 años de una incesante violencia criminal con la sombra de la inseguridad atormentan a Colombia.


En vísperas de cumplir 45 meses de la puesta en marcha de un histórico, parcial e incompleto pacto de paz, al país con el sello de principal productor mundial de cocaína le persiguen en 2020 los titulares periodísticos que le marcaron por al menos seis décadas de cóctel crimen-política: “Masacre en Colombia”.


“En los últimos cuatro años transitamos con las mismas instituciones de justicia, los mismos códigos penales, la misma Policía Nacional y las mismas fuerzas militares del pasado [de guerra] sin estar preparados para el postconflicto”, dijo el colombiano Jorge Restrepo, director del (no estatal) Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, de Bogotá.


Curtida por decenios de múltiples atrocidades, desde asesinatos de infantes y adolescentes hasta abusos contra mujeres pasando por matanzas perpetradas por policías, militares, guerrilleros comunistas, paramilitares ultraderechistas, narcotraficantes y otras bandas del crimen organizado, Colombia aún se estremece con los nuevos episodios de sangre y muerte. El más reciente capítulo fue escrito por sicarios del narcotráfico que vestidos de negro, con rostros ocultos en pasamontañas, en motocicleta y con sorpresa, cometieron siete matanzas del 11 al 23 de este mes con un saldo de 36 jóvenes asesinados y su secuela de heridos y desaparecidos.


“Racha macabra”, narró un editorial de El Tiempo, de Bogotá.


La Organización de Naciones Unidas (ONU) contabilizó 33 masacres de enero al 17 de agosto de 2020 con víctimas de diversas condiciones. Somos Defensores, programa (no estatal) de derechos humanos de Bogotá, sumó 465 asesinatos de líderes sociales de 2016 a 2019.

7 vistas0 comentarios