VOLVER%20AL%20INICIO_edited.png
VOLVER%2520A%2520PUBLICACIONES_edited_ed
  • La Inigualable

Vendía 100 mochilas; hoy, si acaso, una

Locatarios del Mercado Abelardo Rodríguez enfrentan una severa crisis.

Hace un año, previamente al regreso a clases, Rubén Don vendía hasta 100 mochilas en un día. Para este ciclo escolar, el cual será en línea debido a la pandemia por Covid-19, tiene suerte si vende una. La situación es similar para sus compañeros del “pasaje de las mochilas” del Mercado Abelardo Rodríguez.


“Desde que era niño mi familia vende en este mercado, es la primera vez que pasamos una crisis tan grave. Para nosotros, junio, julio y agosto son los mejores meses de venta; desde junio la gente se prepara, en julio veías abarrotado y todavía en las primeras semanas de agosto los papás venían a comprar mochilas para sus hijos, pero ahora está bien flojo, si bien me va vendo una mochila, como ayer, pero a veces ni eso”, cuenta a EL UNIVERSAL.


Mientras uno que otro cliente pregunta precios de las mochilas o loncheras, Rubén relata que debido a la pandemia no ha podido invertir en nueva mercancía y como consecuencia bajó los precios de sus productos.


“Los proveedores me dan todo a crédito, pero si no tengo para pagar, ¿cómo voy a comprar? Hay mochilas, lapiceras, maternales y maletas de las que tenemos mucha existencia, entonces para sacarla hay que dar a precios más bajos”, dice.


“¿A cómo la mochila de Frozen?”, le preguntaron a Rubén. “Esa está en oferta, con carrito sale en 480 y sin carrito en 350”, contestó. La señora Angélica Martínez decidió comprar la mochila sin el carrito.


“Venimos a prepararnos para el regreso a clases, aunque sea en línea. Es una forma de motivar a los niños, por eso les compramos las cosas, si no, no les van a dar ganas de estudiar”, asegura.

Roberto asegura no haber vivido una crisis tan grave como la actual.

Para Rubén, la emergencia por el SARS-CoV-2 provocó la mayor crisis de la que tenga memoria, y afirma que nunca había dejado de trabajar más de tres meses ni se habían enfrentado a un ciclo escolar por televisión.


Adela, Lina y Mariana se conocieron en este mercado hace más de 25 años; entonces les tocaba jugar y ayudar a sus papás en la venta de mochilas. Aunque han pasado crisis económicas, ninguna les había afectado tanto como la pandemia, afirman.


“La diferencia entre el año pasado y éste es exorbitante. En estos días si vendemos una mochila de 540 pesos es mucho; malísima venta para un día de temporada, que por muy mal que te vaya vendes 20 mil o 25 mil pesos, alrededor de 100 mochilas, porque es constante, la gente viene una tras otra, y ahora vender una mochila de 540... pues sí nos afecta”, dice Lina.


Para Adela Cruz las ventas han bajado hasta 90%. Es concesionaria de un local en el “pasaje de las mochilas”, pero cuenta que no todos los locatarios tienen esa suerte, algunos deben hasta 60 mil pesos de renta por los tres meses que cerraron.


“Lo único que pedimos a la jefa de Gobierno es que nos deje trabajar bien, porque ahorita estamos terciados y con horarios reducidos. De por sí está muy difícil”, demanda.

9 vistas0 comentarios