FONDO%20NARANJA_edited.jpg
VOLVER%20AL%20INICIO_edited.png
VOLVER%2520A%2520PUBLICACIONES_edited_ed
  • La Inigualable

Joven celebra que se pudo comprar su primer refri... y se hace viral.

Mariano Cantero contó que tenía tres trabajos y ahorró cada peso para poder comprar el refrigerador.

Un joven de 18 años se hizo viral en Twitter tras compartir una publicación a su grupo de amigos en la cual mostraba que había comprado su primer refrigerador, tuit que se hizo viral y generó diversas reacciones en redes sociales. En su red social, Mariano Cantero, de Argentina, señaló que después de ahorrar dinero se pudo comprar su primer refrigerador, lo que calificó como "alto progreso".

"Después de tanto ahorrar por fin me pude comprar mi primera heladera es una boludes pero para mí es alto progreso", indicó.

Las redes reaccionaron en su mayoría con mensajes de apoyo. "Mariano no es una boludez! Hace un año vivo sola y sigo con heladera prestada. Todo cuesto un huevo hermano sentite orgulloso! Te felicito", indicó una usuaria.

El medio local La Nación entrevistó al joven contando que desde que se había mudado pensaba en comprar un refrigerador, lo esencial para su casa, "Quise presumir la heladera que compré con mi esfuerzo, sin plata de mis padres". Durante la entrevista, Cantero relató el cómo fue el día que se vio en televisión por primera vez luego de que la foto que se hizo viral.

“Estaba trabajando a eso de las 10 de la noche de repartidor. Había visto que tenía demasiados likes, mensajes felicitándome y cuando me mandaron una foto de que yo aparecía en la TV frené para mirar el celular y te juro que me quebré, no podía creerlo, me partió el corazón”, confesó.

Mencionó que tenía tres trabajos; “El primero es con el que me mantengo y ahorro, de delivery en una rotisería; después trabajo en un comedor, ayudo dos veces por semana; y el tercero es una barbería, lo hago en mi tiempo libre cuando quiero una plata extra”, contó.

Un chiste entre sus amigos y la falta de hielo lo motivaron a continuar, señalando que, mientras iba ahorrando, los precios subían y el precio del refri quedaba más lejano, “empecé a juntar peso por peso. Me fui amañando para conseguir más plata, pero no llegaba nunca”, reveló.

“Mis amigos me descansaban porque no tenía hielo. Esa foto que me sacó mi mamá cuando me la compré era para mi grupo de amigos para decirles que ahora iban a tener hielo”, contó entre risas.

Fuente: Milenio

1 vista0 comentarios